2018: Momento histórico para la metrología global.

En Noviembre del próximo año, algunas de las unidades básicas de medida serán redefinidas. Aquí te contamos un poco acerca del tema y sus ventajas para la metrología mundial.

Desde el año 2014, la Conferencia General Sobre Pesos y Medidas (CGPM), puso en firme su decisión de redefinir algunos aspectos importantes del Sistema Internacional de Unidades (SI). Esto incluye la redefinición de las siguientes unidades: el kilogramo, el ampere, el kelvin y el mol.

La CGPM fue creada en 1875, es la autoridad que determina las grandes decisiones en la metrología global. Especialmente en temas relacionados con el Sistema Internacional de Unidades (SI).

¿Por qué se realiza el cambio?

El cambio refleja la intención del Comité Internacional de Pesas y Medidas (CIPM) de proponer una revisión del SI que ligue las definiciones del kilogramo, ampere, kelvin y mol, a valores numéricos exactos de la constante de Planck h, la carga elemental e, la constante de Boltzmann k y la constante de Avogadro NA, respectivamente, de manera tal que las constantes de referencia sobre las que se basa el SI aparezcan de manera clara. [REF]

Así se garantiza una referencia de medición estable en el tiempo, más allá de objetos físicos. Tal es el caso que sucede actualmente con una de las unidades de medición de mayor impacto mundial: El kilogramo.

El kilogramo de referencia o “Patrón” usado hasta la actualidad, equivale a la masa de un cilindro de 4 centímetros de platino iridio fabricado en el año de 1889 en Londres. Actualmente se conserva en la Oficina Internacional de Pesos y Medidas en Francia.

Desde 1889 se estima que este Patrón de medida ha sufrido pérdidas de masa calculadas en  50 microgramos. La explicación tiene su origen en los materiales de referencia utilizados, favorecen las perdidas de átomos y la absorción de moléculas de aire.

Un error de 50 microgramos

Este pequeño error, tiene una implicación estricta en la medición en todos los equipos existentes en el mundo. Aunque en la vida cotidiana y para las tecnologías biomédicas no generen un impacto a gran escala, estas pérdidas son considerables y poco deseables en los ámbitos científicos que requieren de la mayor precisión posible.

Por eso, se decide redefinir esta unidad mediante una referencia que proporcione una de mayor estabilidad en el tiempo, garantizando una medición constante sin alterar su masa.

Esta nueva referencia tiene su origen en un tipo de balanza llamada la Balanza de Watt.  Este instrumento define en términos formales que “Un kilogramo es la masa en reposo de un cuerpo, la que al comparar la potencia mecánica y eléctrica da por resultado un valor determinado para la constante de Planck”.[REF]

¿Y las ventajas?

Este instrumento permite comparar la energía mecánica con la electromagnética utilizando dos experimentos separados. Tiene tres grandes ventajas.

1. La masa no cambia con el tiempo.
2. El patrón de referencia no es físico, así que no se deteriora ni corre el riesgo de perderse.

Si quieres saber más acerca de este tema de dejamos con el siguiente video ilustrativo

3. Otra de las ventajas en la redefinición del kilo, es que en teoría el patrón estará disponible para cualquier persona. Aquí te dejamos un DIY de la balanza de Watt si te apasiona mucho más el tema de la metrología.

Esperamos que haya sido de tú agrado y hayas podido ilustrarte un poco más en la actualidad. Ahora comparte, suscríbete a nuestro blog al inicio de está página o búscanos en Facebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *